News »

Los equipos de primera linea desde el norte de Centroamérica arrojan luz sobre una crisis silenciosa que afecta a mujeres y niños, y que está a las puertas de Canadá

Una mujer de El Salvador camina por las vías del tren en el tramo que divide Arriaga (Chiapas) de Chahuites (Oaxaca), en Chiapas, México. ©ACNUR/Markel Redondo

Una mujer de El Salvador camina por las vías del tren en el tramo que divide Arriaga (Chiapas) de Chahuites (Oaxaca), en Chiapas, México. ©ACNUR/Markel Redondo

La violencia de pandillas y el crimen organizado continúan causando un desplazamiento creciente dentro y fuera del norte de Centroamérica.

Cada vez, más refugiados huyen de la violencia en El Salvador, Guatemala y Honduras – países conocidos colectivamente como el Norte de Centroamérica (NCA). La violencia desenfrenada de las pandillas y el crimen organizado han expulsado a miles de personas de sus hogares, muchas de ellas niños no acompañados y mujeres, para buscar seguridad en los países vecinos.

Más de 294,000 solicitantes de asilo y refugiados del norte de Centroamérica se registraron a nivel mundial a fines de 2017, un aumento del 58 por ciento en comparación con el año anterior. Esto es dieciséis veces más personas que a finales de 2011.

Marco Integral Regional para la Protección y Soluciones (MIRPS)

Para aumentar la visibilidad de la crisis, ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, está dando la bienvenida a representantes gubernamentales y activistas de derechos humanos de la región, del 18 al 20 de junio, para compartir información de primera mano con la población canadiense.

“Reconocemos los impactos psicológicos que sufren las víctimas de la violencia que han perdido sus medios de subsistencia y cuyas vidas se han visto interrumpidas de manera tan violenta”, testifica Raquel Caballero de Guevara, la Procuradora para la Defensa de los Derechos Humanos de El Salvador.

Antonia Rodríguez, una representante de Casa Alianza México, una organización sin fines de lucro que trabaja con niños no acompañados, comparte la necesidad de difundir la situación de los niños que su organización ayuda cuando llegan a México:

“Nos comprometemos a identificar soluciones, trabajando mano a mano con el gobierno, las organizaciones internacionales y la sociedad civil, y, por lo tanto, agradecemos la oportunidad de compartir información de primera mano con los canadienses, lo que esperamos nos ayude a obtener los medios para lograr nuestra misión.”

Pedro Lopez, 44, from Honduras at The Jtatic Samuel Ruiz García shelter in Palenque, Chiapas, Mexico. Pedro fell from a train as he attempted to flee and suffered severe injuries in his left arm and in both legs.

Pedro Lopez, de 44 años, de Honduras, en el albergue Jtatic Samuel Ruiz García en Palenque, Chiapas, México. Pedro se cayó de un tren cuando intentaba huir y sufrió heridas graves en su brazo izquierdo y en ambas piernas. ©ACNUR/Markel Redondo

Los jóvenes se han visto especialmente afectados por la violencia. Según un estudio de ACNUR, el número de niños no acompañados y separados que huyen de los países del NCA se ha duplicado cada año desde el 2011. En los últimos cinco años, 240,600 menores no acompañados, fueron capturados en los Estados Unidos y México. Las pandillas están extorsionando, secuestrando y abusando sexualmente a niñas y niños, mientras que las escuelas se han convertido en terreno fértil para el reclutamiento forzado.

Isiss Sauceda, abogada de Honduras con amplia experiencia en relación con el desplazamiento interno causado por la violencia, y Claudia Virginia Samayoa, guatemalteca defensora de los derechos humanos que lucha contra el tráfico en México y en toda la región del NCA, son parte de la delegación.

“Debido a su proximidad a la región NCA, creemos que Canadá puede jugar un papel fundamental en apoyar los esfuerzos de nuestros socios para proteger y ayudar a estos niños y mujeres que huyen de tan espantosa violencia”, señaló Jean-Nicolas Beuze, Representante de ACNUR en Canadá.

“Obtener testimonios de primera mano de los asociados gubernamentales y de la sociedad civil que responden a diario a las dificultades de estos refugiados, es una oportunidad única para que los canadienses participen en estos temas no tan conocidos. Esperamos que esto ayude a movilizar a Canadá y los canadienses para que se haga aún más por estos refugiados”.

Diego Luna con la niñez que huye
  • Únase a nosotros en uno de nuestros eventos públicos en Toronto (18 de junio) y Ottawa (20 de junio), registrándose en Eventbrite aquí
  • Para obtener más información sobre el trabajo de ACNUR en la región del NCA y cómo puedes ayudar, haga clic aquí.
  • Hacer clic aquí para ver nuestros Avisos de Prensa en Español y Inglés.

–> Historia en Inglés y Francés